Un producto tan típico como la bomba, necesita que el diseño le aporte esa delicadeza y elegancia a un aperitivo muy conocido en nuestra gastronomía.

El sabor, el producto y la elaboración bien merecían un cuidado general de la marca.

El reto, es obvio, un nombre popular tan duro necesita de un cuidado rediseño para tratar de llevar a la bomba a otro escalón en la cadena alimenticia. En seguida nos gustó el trato que recibe en la repostería el bombón y por similitudes en lexema y de sonoridad decidimos subir el caché de nuestra bomba para hablar de un “Gourmet Apetizer” elaboración de La Bombería.

Una sesión de fotos que presenta el producto desde la elaboración, el ingrediente y el detalle nos ayuda a explicar esta receta llena de ilusión, cariño y pasión.

La encuadernación de los catálogos cosidas a mano aportan un carácter humano implícito en cada una de estas bombas hechas también artesanalmente.

Buen provecho.

 

_

 

La Bombería

2016

 _ 

Identidad

Naming

Papelería

Dirección de Arte

Fotografía

_