Un producto único, una escena diferente, un byer persona muy concreto y un equipo divertido dispuesto a salirse de lo establecido. Esos son los ingredientes que nos aporta el reto Funny Cam.

La suerte para nosotros, que nos encantan los retos y además pudimos emprender el proyecto desde un punto de partida clave, el Naming. Tras un estudio de la competencia, público objetivo, rango de precios y morfología del producto, un espejo mágico fotomatón, decidimos apostar por un nombre directo y divertido, inspirado en la KissCam de las pistas de baloncesto americanas y tratando de salirnos del ya más que sobado fotomatón.

Una gráfica distinta y arriesgada acaban de dar forma a un lettering que evoca desenfado, cero normas y presenta una estructura un tanto desordenada y alocada, común en las fotos de grupo espontáneas y divertidas. A esta identidad la arropamos de confetti, máscaras y un video cachondo y conseguimos crear una atmósfera perfecta para este producto.

Una vez completada la imagen de marca, slogans y página web, la potenciación de la marca en redes sociales a través de anuncios y campañas dirigidas ha tenido mayor repercusión sobre sus clientes, los resultados así lo han demostrado.

3, 2, 1... Sonríe!​

FunnyCam

2016

|

Naming

Identidad

Papelería

Web

Marketing digital

 

 

¡3,2,1... Sonríe!